5 motivos para elegir una caja fuerte pequeña

5 motivos para elegir una caja fuerte pequeña

¿Te ha gustado este post?

Los avances constantes en seguridad pasiva han permitido, en el caso de las cajas fuertes, crear unidades de almacenamiento de seguridad de todos los tamaños. Hoy en día, cualquier persona puede adquirir una caja fuerte homologada y certificada con unas dimensiones más reducidas.

En función del uso y el lugar donde se va a instalar la caja, son dos factores a tener en cuenta para seleccionar correctamente el tamaño más recomendado. En Anloar, sabemos que una caja fuerte pequeña tiene más utilidad en un domicilio, antes que en un establecimiento regulado, muchas veces por cuestiones relacionadas con normativas. Aun así, cualquier negocio puede adquirir una caja fuerte de tamaño reducido, si su función es guardar llaves, material a proteger del fuego o pequeños objetos de valor. En relación con las cajas fuertes de gran tamaño, las pequeñas plantean la misma usabilidad, pero de una forma distinta, adquiriendo ventajas y desventajas:

Ventajas de las cajas fuertes pequeñas

Dimensiones

El motivo principal de su compra suele ser unas dimensiones reducidas, ya sea por deseo del cliente o por disponer de un espacio reducido para su instalación. El tamaño del domicilio o negocio suele ser el primer condicionante para instalar una caja fuerte, por lo que muchas compañías aprovechan para adquirir una caja fuerte que ofrezca seguridad y unas medidas pequeñas. Además, dentro de este grupo de cajas fuertes, se encuentran una de las familias más demandadas por domicilios, las cajas fuertes camufladas. Se tratan de cajas empotradas en pared o el suelo con un factor de camuflaje, gracias a un diseño totalmente liso o con adaptadores para disimular su existencia.

Señuelos

Es de creencia popular pensar en una caja fuerte como elemento medianamente voluminoso que custodia todos los objetos de valor de una vivienda o negocio. En el caso de sufrir un robo, una caja fuerte de menores dimensiones permitirá actuar como señuelo, en el sentido de, no contar con la totalidad de los útiles de valor en una sola unidad de almacenamiento.

Precio más económico

Como es habitual en esta clase de productos, el coste de una caja fuerte varía conforme a su tamaño. A excepción de casos extraños, en una serie de cajas fuertes, el modelo más pequeño es el más barato de la serie, teniendo en cuenta todas las medidas, es decir, tanto exteriores como interiores. Esto se debe a una menor superficie en la que trabajar, utilizando menos materiales que, en función de la caja, tienen su dificultad añadida de malear o requiere más tiempo su fabricación.

Mayor movilidad

El tamaño más pequeño de la serie de cajas fuertes suele ser el más ligero y en consecuencia, permite transportarlo con más facilidad. Para comercios que utilizan cajas fuertes como depósito de efectivo, como nuestras cajas fuertes de cobro, mover el efectivo de un lugar a otro se convierte en una tarea muy frecuente. Por ello, se han creado cajas que permitan una mejor movilidad, sacrificando el espacio de almacenamiento, como es el caso de la serie Cashbox portátil. Lo mismo sucede si el uso es de custodiar llaves, útiles para comunidades de vecinos y empresas de alquiler de vehículos.

Fácil instalación

Si una persona desea anclar su caja fuerte pequeña o empotrarla en caso de estar diseñada para ello, el trabajo de instalación es más sencillo cuando el elemento a instalar es ligero y fácil de manipular.

No Hay Comentarios

Publica un Comentario

0